La comunidad,Tratamiento

¿QUÉ HACEMOS?26 nov

Todos los esfuerzos de Comunidad San Andrés están orientados a acompañar a los pacientes en la búsqueda de una salida para sus comportamientos adictivos. Las prestaciones que ofrecemos acompañan dicho proceso, atendiendo los múltiples factores –trastornos emocionales, familiares, sociales, individuales- que intervienen en esta patología.

La experiencia clínica nos ha permitido observar que a través del consumo se intenta paliar algún tipo de dolor psíquico, que la adicción es en realidad una defensa frente a la angustia. Y que el acto de drogarse constituye un modo de comunicar un mensaje, un llamado que no se puede expresar en “palabras”.

Por lo tanto, consideramos nuestro objetivoponer palabras, allí donde habló la droga”. Intentamos ayudar a conducir a los pacientes por el camino de la búsqueda de una salida al problema. Entendemos que el primer paso en el recorrido de la recuperación de un toxicómano es que pueda interrogarse acerca de su padecimiento.

Como las causas de la adicción residen en el sujeto, sostenemos la recuperación con un tratamiento integral e intensivo, que exige un auténtico cambio físico, psicológico, conductual, familiar, social y espiritual a largo plazo.

Sólo así se llevará a cabo la abstinencia total que exige la recuperación en un adicto.

San Andrés:
mucho más que una comunidad…

HOY es
el momento del cambio:


¡Llámenos AHORA!

(011)15-5055-3380
(011)4783-7119

Ayuda,Tratamiento

Cada vez hay más pedidos de internación de adictos a las drogas28 oct

La reiteración de un trámite para tratar a usuarios de drogas revela la falta de espacios para quienes resisten la rehabilitación. Son casos complejos de pacientes que ya no pueden recibir contención familiar. Una demanda que va en aumento.

  familiares_de_adictos_en_tribunales

El aumento en los niveles de adicción a drogas de jóvenes y adolescentes no sólo se refleja en las estadísticas de consumo y en una creciente búsqueda de espacios de rehabilitación. Como caja de resonancia de un fenómeno más vasto y complejo, los Tribunales provinciales reciben por día de uno a tres pedidos de familiares para gestionar internaciones en la salud pública o privada. Son situaciones urgentes, cuando el consumo se vuelve problemático y supera la capacidad de contención del entorno del paciente. Si bien se activa en casos extremos, es un trámite cada vez más requerido y que deja al descubierto falencias en el sistema de salud para el tratamiento de las adicciones.

La magnitud de esa demanda es constatada por los operadores judiciales que tramitan a diario pedidos de ese tipo. Impacta de lleno en la dinámica de las defensorías civiles, el primer eslabón al que llegan los familiares pidiendo una intervención urgente por problemas de adicción. Con épocas de subas y bajas, llegan entre uno y tres pedidos de internación por día a los juzgados de Familia en turno. Y la entrevista a pacientes con consumo problemático de drogas representa “el 50 por ciento del trabajo” en materia civil que realiza el equipo del consultorio médico forense.

El trámite consiste en un pedido de traslado compulsivo a un centro asistencial cuando el enfermo representa un riesgo para sí o terceros. La ley de salud mental, sancionada hace dos años, considera a las adicciones una problemática de salud y garantiza la atención en los servicios sanitarios.

Defensores, jueces y forenses aclaran que, a nivel judicial, la gestión se limita a resolver un traslado en una urgencia. Pero opinan que el fenómeno es revelador de huecos en el sistema de salud. Para el juez de Familia Nº 5, doctor Marcelo Molina, es la expresión de un “cuello de botella” en el tratamiento de las adicciones en efectores de salud. “En la salud pública no existe una oferta a nivel nacional, provincial o municipal de lugares para internar a personas con esta problemática”, señaló.

“La ley obliga, el Estado no provee.

“La ley de salud mental reconoce el derecho del enfermo a curarse de la adicción y a tener el tratamiento a cargo de una obra social o cualquier prestador de salud. Ocurre que no tenemos un servicio especial, adecuado y coordinado que se encargue específicamente del tratamiento de adicciones a sustancias”, amplió.

Los traslados urgentes en casos complicados de adicción generalmente se solicitan como una medida de “protección de persona” o “pedido de traslado” y en Tribunales se tramitan del mismo modo que en los casos de crisis psiquiátricas. Con la nueva ley, las internaciones ya no son dispuestas por los jueces sino por los médicos: las deciden equipos disciplinarios de los centros de salud sin necesidad de una autorización judicial.

En estos casos, los familiares acuden a la Justicia cuando el consumidor incurre en conductas violentas, se lastima o ataca a sus allegados y se niega a ser derivado a un centro asistencial.

Lo que piden es un traslado compulsivo del paciente, que realiza la policía, para que lo evalúen profesionales de un centro médico y ellos dispongan si debe quedar internado.

La intervención judicial casi siempre termina con un traslado, pero la medida está lejos de poner fin al problema. En la mayoría de los casos, cuando el paciente fue compensado y superó la crisis se dispone que vuelva a su casa y el círculo vuelve al punto de partida.

A nivel de municipio, provincia y Nación, se entregan becas para subsidiar el tratamiento en lugares privados u organizaciones no gubernamentales —con sus propia lógica interna— que suelen trabajar con la modalidad de puertas abiertas. Es decir: requieren la voluntad del paciente para tratarse. Por lo que, en casos problemáticos y de resistencia al tratamiento, muchas familias se encuentran sin salida.

“En la mayoría de las instituciones no existen tratamientos compulsivos. No hay lugares donde el enfermo permanezca de manera involuntaria”, “aunque no todos se concretan, la cantidad de pedidos es enorme”.

EL TRÁMITE URGENTE

Los pedidos de traslado para internación se resuelven en el día. El trámite es iniciado en las defensorías civiles por ciudadanos sin recursos o de clase media. La solicitud es elevada a un Juzgado de Familia, donde se ordena la revisión de un forense. El médico se traslada a la casa del paciente para constatar la crisis y luego agentes policiales y del si se llevan al adicto a un centro de salud. En Tribunales hay guardias las 24 horas para casos de este tipo.´

LOS MÉDICOS FORENSES

El equipo forense de Tribunales atiende “entre cinco y diez casos por semana” de personas con consumo problemático de drogas a las que visitan para resolver si necesitan atención urgente. “Es el 50 por ciento de nuestro trabajo en materia civil”.

“La mayoría de las veces vamos a la casa del paciente porque se niega la consulta. Lleva horas de trabajo. Casi siempre nos encontramos con una minimización del riesgo por parte del adicto”, dijo.

Según Elías, el traslado compulsivo “es un tema espinoso: se trata de decidir la pérdida de la libertad ambulatoria de una persona. ¿Hasta dónde se debe respetar el libre albedrío de alguien que amenaza e insulta? Generalmente, optamos por el menor de los males”.

El forense, indicó que en la mayoría de las visitas se encuentran con casos de adicción pura y, a veces, con trastornos psiquiátricos asociados como esquizofrenia, depresión o trastornos bipolares.

Adicciones,La comunidad,Tratamiento

Comunidad Terapéutica de Puertas Cerradas21 oct

La internación en “Comunidad Terapéutica de Puertas Cerradas” garantiza un tratamiento de mediano y largo plazo, generando en el paciente la abstinencia total e inmediata al consumo de alcohol y/o drogas. El residente es supervisado en su proceso de recuperación por un equipo profesional, proceso el cual le permitirá avanzar a siguientes etapas del programa hasta obtener su alta de internación. El paciente en las primeras fases del tratamiento no podrá abandonar  las instalaciones de la comunidad, sólo podrá llevarse a cabo toda salida del predio con  autorización profesional y en compañía de un familiar responsable, de modo tal de evitar  la posibilidad de  abandono o fuga del tratamiento, ya que se protege al paciente  brindándole cuidados adecuados a su necesidad.

Es por ello que  la familia y/o la Justicia deben tomar la decisión de internar al adicto en una comunidad terapéutica “de puertas cerradas”, donde se garantice, desde el inicio hasta el final, el proceso de rehabilitación.

Este sistema es sugerido para aquellos pacientes que necesitan contención diferenciada e inmediata abstinencia a la sustancia,  para así alejar al paciente de la red social disfuncional y estresante en la que se encontraba, ayudándolo a crear una red social funcional que permita el alejamiento de la sustancia.

Este dispositivo cuenta con internación en comunidad terapéutica cerrada, contando el paciente con contención psicológica 24 hs., asistencia psiquiátrica permanente, operadores socioterapéuticos 24 hs., contención psicofarmacológica  (siempre que sea necesaria), atención clínica médica.

 Actividades que se desarrollan en la comunidad terapéutica cerrada:

  • Programa Minnesota de 12 pasos
  • Grupo de apertura y cierre diarios
  • Grupos terapéuticos de fase
  • Laborterapia
  • Dos sesiones de Psicoterapia individual semanal
  • Control Psiquiátrico
  • Terapia familiar semanal
  • Sesiones vinculares ( pareja, hijos, etc.)
  • Talleres (arte, música, manualidades, teatro, yoga, taller literario, cine)
  • Grupo de prevención de recaídas
  • Grupo de cierre
  • Actividad física y recreativa (natación,fútbol, caminatas,etc.)
  • Estas actividades son supervisadas por profesionales.

 

 

¡Nunca es tarde!
Alguien debe hacerlo…

¡Llámenos AHORA! 
(011)15-5055-3380
(011)4783-7119

La comunidad,Tratamiento

Aprendizaje de los padres de adictos internados en la comunidad terapéutica11 oct

Somos padres de jóvenes que están en tratamiento dentro de una comunidad terapéutica.

Provenimos de distintas experiencias de vida como también de distintos medios sociales, económicos, educativos, pero a todos nos une un mismo dolor: tener un hijo adicto.

No es fácil para nosotros aceptar las circunstancias. Varios de nosotros reaccionamos durante mucho tiempo tapando sus conductas y las nuestras, pensando que sólo con nuestra fuerza y afecto, íbamos a enfrentar los problemas y recuperar a nuestros hijos.

Otros vivíamos en un clima de temor, confusión o desorientación apelando a médicos, psicólogos o psiquiatras y confiando en su guía.

padres

Muchos padecimos la vergüenza de enfrentar situaciones policiales o los pasillos de tribunales, sin encontrar el clima de ayuda y comprensión que buscábamos.Hoy estamos aquí y sabemos que el cambio es necesario, no nos lo van a aportar los demás.

Aprendimos que lo debemos construir nosotros mismos, a partir de un cambio lento, pero lleno de fe.

Nos cuesta aceptar que lo que nos pasó, no fue sólo obra del narcotráfico internacional, o de los malos amigos, o de la sociedad violenta. Aprendimos a buscar dentro nuestros errores, no para penalizarlos con una culpa inútil, sino para corregir conductas. Vamos incorporando consignas y haciéndolas nuestras con la ayuda de profesionales capacitados, pero sobre todo con el apoyo y el afecto de cada uno de nosotros en los grupos de autoayuda.

Nos preguntamos si muchas veces fuimos permisivos, otras demasiado estrictos, si no les hemos brindado suficiente tiempo o se los brindamos en demasía. Cada caso es distinto, pero juntos vamos recorriendo nuestras contradicciones, nuestras flaquezas y tratamos de aceptar, a veces sin comprender lo que es mejor para nuestros hijos. Ellos, en su internación o en los grupos de ambulatorios, y nosotros, en las actividades terapéuticas de nuestros grupos de familia, tenemos nuestro lugar para ensayar los cambios.

Sabemos que vale la pena el esfuerzo, porque la meta es rescatar para la vida, no sólo a nuestros hijos, sino también a nosotros mismos, como personas y como familias.

 grupopadres
No somos ingenuos, sabemos que hay heridas con cicatrices y hemos aprendido a reconocerlas como algo bueno, pues nos permite volver a empezar. Con nuestro afecto va este testimonio y un humilde mensaje. Uniremos fuerzas, nos seguiremos apoyando mutuamente y con toda la fe apostamos a lograr una familia que tiende a la vida.

¡Nunca es tarde!
Alguien debe hacerlo…

¡Llámenos AHORA!
(011)15-5055-3380
(011)4783-7119

Tratamiento

Primera Fase: Desintoxicación y Deshabituación a la droga04 oct

La primera fase es la de desintoxicación y deshabituación, que se realiza de forma residencial en un medio aislado en un hogar de acogida en zona rural.

grupo

En esta etapa se trabaja la motivación al cambio y se supera el síndrome de abstinencia.

Desintoxicación es el proceso terapéutico dirigido a romper la intoxicación producida por una sustancia exógena al organismo.

La desintoxicación es el primer paso dentro del programa de rehabilitación de la comunidad terapéutica, algunas veces ésta se realiza sin la ayuda de ningún sustitutivo farmacológico, dependiendo del criterio del psiquiatra de la comunidad.

Normalmente se le ayuda con masajes, infusiones y paseos al aire libre.

El usuario siempre está acompañado, se le estimula y anima a superar esta etapa. Se encuentra ocupado en alguna actividad como talleres, yoga, piscina ó mantenimiento de la casa. También realizan actividades físicas con ejercicios y juegos, estimulando así al sujeto a llevar una vida sana.

Duración aproximada: de uno a tres meses.

Objetivos de la primera fase:

- Mejorar la calidad de vida del sujeto.
- superar el síndrome de abstinencia.
- Iniciar una reestructuración personal y familiar.
- Motivar el cambio hacia una vida libre de drogas.
- Orientar al individuo a unas perspectivas de futuro realistas a corto plazo.

Instrumentos:

- Grupo de convivencia.
- Acompañamiento constante.
- Grupo de soporte.
- Coloquios de soporte.
- Participación en las actividades programadas.

 

Adicciones,La comunidad,Tratamiento

Drogadicción. Síntomas y consecuencias del consumo de drogas. Tratamiento.04 oct

Drogadicción

 

drogadicto

El consumo de drogas va en aumento día con día, incluso hay casos cada vez más comunes en menores de edad.

Ésta enfermedad consiste en la dependencia de uso de sustancias las cuales han venido afectando el sistema nervioso y directamente las funciones cerebrales. Una vez comenzando a utilizar éstas sustancias, van aumentando la dosis para poder llegar a tener el efecto que necesitan.

 

COCAINA

cocaina

Síntomas de la Cocaína

• Sensación de Bienestar y de mayor Energía

• Elevación de Estado de ánimo, locuacidad, exceso de confianza

• Congestión Nasal

• Dilatación de las pupilas

 

EXTASIS

extasis

Daños que Provoca el Éxtasis

• Euforia

• Alteraciones Psicóticas

• Daños Renales

• Paro Cardiaco y daño cerebral

 

MARIHUANA

 

marihuana

Síntomas y Consecuencias de Marihuana

• Alteración del apetito

• Boca Seca

• Ojos Rojos

• Hombres: Disminución deseo Sexual

• Mujeres: Alteración de Ciclo Menstrual

 

HEROINA

heroina

 

Heroina y los daños

• Irritación Nasal

• Nauseas, vómito y estreñimiento

• Dolor en Huesos

 

Comunidad San Andrés  tiene una solución para tu ser querido, en la cual, recibirá ayuda profesional desde el momento de la intervención, la cual es tratada por un profesional, acompañado de la familia más cercana al paciente.

Las consecuencias de la adicción pueden ser devastadoras, Hoy es momento de actuar.

Una Intervención tratada a tiempo y por un especialista, puede marcar la diferencia en la recuperación de su Ser Querido.

Reconociendo otros signos en la Adicción de nuestro familiar…

• Aislamiento en la Familia
• Irritabilidad
• Ojos irritados
• Ingobernabilidad
• Cambios de personalidad y actitud
• Si estaba estudiando, baja repentina de calificaciones
• Cambio de amistades
• Pérdida de trabajo o faltas al trabajo

COMO ES LA REHABILITACION EN LA COMUNIDAD

Comunidad Terapeutica Cerrada

Comunidad Terapeutica Cerrada

 

  • Aplicamos los 12 Pasos para la recuperación
Comunidad Terapeutica Cerrada

Comunidad Terapeutica Cerrada

  • La Familia es parte de la recuperación

  • Tratamos Adolescentes

  • Atendemos y recibimos a Mujeres

Rehabilitación de la adicción

Adicciones,La comunidad,Tratamiento

El deterioro de los chicos se acelera por el tipo de sustancias que consumen04 oct

Es cada vez más baja la edad de los jóvenes que buscan ayuda en la “Comunidad Cerrada San Andrés”.

Los integrantes quieren dejar las drogas y, además, ayudar a otros a hacer lo mismo.

 

TODOS JUNTOS PARA LOGRAR EL OBJETIVO.

Los integrantes de Comunidad San Andrés se ayudan mutuamente para permanecer lejos de las drogas.

2013-10-04_12-38-31

 

“Fue una estupidez”, arranca Roberto, de 25 años. Su camisa blanca, sus zapatillas impecables y sus gestos son los de un “chico ganador”. El quiere verse bien. Estuvo en el infierno y ahora sonríe rodeado de otros jóvenes como él, que lo escuchan atentos. “Pensaba que yo no era nadie”, apunta. Y su memoria se clava justo cuando tenía 13 años. “Un primo había comenzado a drogarse y toda la familia estaba pendiente de él. Creí que si hacía lo mismo conseguiría que se preocuparan por mí”, relata.

“Estoy saliendo -asegura-, pero no es fácil sostener el no consumo, reconozco que de no haberme internado en San Andrés comunidad de modalidad CERRADA no sé si lo hubiera logrado”.

Comenzó con marihuana y pastillas. Después vino la cocaína. Probó de todo. Pero no deja margen para la duda cuando asegura que la sustancia que produjo en él la mayor adicción, y por la cual tuvo que buscar ayuda, es el residuo de la pasta base de cocaína, más conocido como “paco“. “Sólo por hoy no usaré drogas“, aclara el muchacho. Esta es la filosofía con la que intentan recuperarse los jóvenes como él en el grupo de 12 pasos, mejor conocido como programa minesota, donde se trabaja con los métodos de Alcohólicos Anónimos aún dentro de la Comunidad San Andrés, basados en los grupos de autoayuda.

La comunidad de modalidad cerrada para internaciones de todo tipo de patologías ligada con adicción y pacientes duales, recibe cada vez más adictos. La falta de sitios para internar y asistir pacientes le dio protagonismo. “Cuando decidí buscar ayuda no había lugar que me convenciera para internarme, así que vine aquí hasta que saliera algo. La verdad, esta comunidad me salvó la vida”, reconoce.

Sufrió mucho. “Cuando consumía, mi cuerpo necesitaba cada vez cosas más fuertes. Recuerdo un día que no podía parar de temblar. Después tuve una sobredosis. No podía parar. Lo único que quería era hacerme daño“, explica. Cuando llegó a “la comunidad cerrada” ni siquiera le salían palabras. “Había dejado de existir”, admite.

Entender y querer
Jorge M., también integrante de comunidad cerrada San Andrés, resume el trabajo que realizan: “nos juntamos para ayudarnos a permanecer lejos de las drogas, para entendernos, para querernos”.  Todos (los que llevan varios años en la terapia y los que acaban de entrar) tienen la misma función: salir de las adicciones y ayudar a sus pares a hacer lo mismo.

La edad de los que buscan ayuda en una comunidad cerrada cada vez es más baja.

“Vemos que se acelera mucho el proceso de deterioro de los chicos por el tipo de sustancias que consumen“, explica Patricio, de 50 años. Los jóvenes son a los que más les cuesta mantenerse en el grupo. “Son muy arriesgados y vemos que no les importan las consecuencias. Nos preocupa el camino que eligen cada vez más chicos sin saber el costo que deberán pagar, sin saber que los que ingresamos al mundo de las drogas tenemos todos el mismo final: la cárcel, el hospital o la muerte“, resume.

Hay palabras que parecen simples e insignificantes. Y, sin embargo, se cargan de sentido en esta sala de reunión en la que un joven cualquiera ubicado en medio de una ronda, no importa su clase ni condición social, llora porque durante su niñez su papá nunca lo fue a ver al club en el que jugaba fútbol. Y su compañero de silla confiesa que un día quiso contarle a su mamá que se sentía mal por haber probado drogas, pero que ella “le cerró la puerta” antes de que él pudiera decirle.

abrazo

Y seguramente mil historias de vida…

Desde la comunidad empieza el camino hacia una nueva manera de vivir

 

 

Tratamiento

Atención de Obras Sociales21 ago

Atención de Obras Sociales

 

Comunidad San Andrés es una institución que brinda todos los servicios estipulados por las leyes vigentes en la Argentina y la provincia de Buenos Aires en materia de atención a las adicciones.

Todos nuestros tratamientos son cubiertos por las Obras Sociales.

Según establece la Ley de Salud Mental (26.657), las Obras Sociales deben proveer la cobertura de salud mental.

Asimismo, la Ley 24.255 incluye dentro del programa de cobertura de las Obras Sociales “los tratamientos médicos, psicológicos y farmacológicos de las personas que  dependan  física o psíquicamente del uso de estupefacientes”.

Los tratamientos de desintoxicación y rehabilitación deberán ser cubiertos por la obra social de la cual es beneficiaria la persona a la que se le aplica la medida de seguridad curativa”, precisa la norma.

Para recibir asesoramiento, comunicate al (011) 4783-7119 o al (011) 155 055 3380

o escribinos a  contacto@comunidadsanandres.com.ar

Adicciones,Tratamiento

Test para saber si su hijo consume drogas25 feb

Para saber si un joven se droga proponemos un Test cuyo resultado es objetivo, es decir, no depende de sospechas o impresiones que pueden ser infundadas. Considere y conteste “sí” o “no” las siguientes preguntas:
1) ¿Su hijo parece retraído, deprimido, cansado y descuidado en su aspecto personal?
2) ¿Lo nota hostil y falto de cooperación?
3) ¿Se han deteriorado las relaciones de su hijo con otros miembros de la familia?
4) ¿Ha dejado a sus antiguos amigos?
5) ¿No le va bien en la escuela? ¿Ha empeorado las notas o la asistencia es irregular?
6) ¿Ha perdido interés por los pasatiempos, los deportes u otras actividades?
7) ¿Han cambiado sus hábitos de comer o de dormir?
8) ¿Usa desodorantes o perfumes para tapar algún olor?
9) ¿Tiene actitudes beligerantes ante sus preguntas o reclamos?
10) ¿Tiene las pupilas dilatadas? ¿Tiene los ojos colorados?
11) ¿Tiene conversaciones telefónicas o encuentros con desconocidos?
12) ¿En su casa faltan objetos de valor? ¿Tiene su hijo una necesidad creciente de dinero?
13) ¿Está más pálido de lo habitual? ¿Se dejó el pelo descuidado?
14) ¿Encuentra usted cajitas de fósforos agujereadas en el centro del lomo del envase o cualquier otro artefacto (biromes, llaves o tubitos) que servirían para fumar la colilla de un cigarrillo sin filtro hasta el final sin quemarse?
15) ¿Tiene su hijo papel para armar cigarrillos (en cajita o sueltos)?
16) ¿Utiliza colirios?
17) ¿Tiene manchas de cigarrillos en los dedos?
18) ¿Tiene feo olor, incluso en la vestimenta y en las sábanas?
19) ¿Tiene elementos que permitan picar la droga como, por ejemplo, hojas de afeitar, tarjetas duras o cuchillos?
20) ¿Tiene elementos que permitan aspirar la droga como, por ejemplo, bolígrafos sin tapas ni tanque, tubitos, pajitas o billetes enrollados?
21) Si su hijo se estuviera inyectando posiblemente se detecten cigarrillos de tabaco desarmados dado que se utilizan el filtro, jeringas y algún recipiente pequeño, como cucharas o tapitas de bebidas, para preparar la droga.
22) ¿La nariz le sangra o gotea a menudo?
23) ¿Tiene dificultad para hablar?
24) ¿Tiene marcas de pinchazos en brazos o piernas

Atención: Debe tenerse en cuenta que algunos de estos síntomas pueden aparecer en jóvenes que no se droguen. No por usar un arito o dejarse el cabello largo, un joven utiliza drogas. Se trata de síntomas a tener en cuenta que deben sumarse a los otros según la siguiente tabla:

De 0 a 3 respuestas positivas: No hay problema a la vista.
De 3 a 10 respuestas positivas: Alerta, esté atento a la conducta de su hijo y controle sus pertenencias. Consulte si cree necesario con un centro especializado.
De 10 a 14: Consulte con un centro especializado. Es probable que su hijo necesite ayuda.
15 o más respuestas positivas: Seguramente su hijo tiene un problema con las drogas y necesita un tratamiento.

 

 

POR AYUDA PERSONALIZADA
COMUNICATE
AL NUMERO FIJO DEL CONSULTORIO DE CAPITAL FEDERAL,

(011) 4783-7119

ó AL CELULAR:

(011) 15-5055-3380

ES MUY DIFICIL EXPLICAR NUESTRO TRATAMIENTO Y MANERA DE TRABAJAR CON LOS PACIENTES POR ESTE MEDIO,
ASÍ COMO LOS PASOS NECESARIOS PARA UNA PRONTA RECUPERACIÓN DEL MISMO.

PODEMOS AYUDARTE Y LA URGENCIA CON QUE LO HAGAMOS DEPENDE DE TU LLAMADO.

TE ESPERAMOS. LLAMÁ AHORA!

COMUNIDADES SAN ANDRES

Adicciones,Tratamiento

ADICCIÓN A LAS DROGAS: UN GRAVE PROBLEMA SOCIAL25 feb

ESTE GRAVE PROBLEMA SE VE AGRAVADO EN ARGENTINA POR LA DESPENALIZACION DEL CONSUMO: UN GOLPE BAJO A LAS FAMILIAS Y UNA PUERTA ABIERTA AL NARCOTRAFICO

Como Identificar un Drogadicto o Identificar a una persona Drogadicta, cuáles son las reacciones y los síntomas principales de una persona con problemas de drogadicción, cómo darse cuenta y comenzar a ayudarla, reconocer todas las características para identificar a una Persona Drogadicta

Hay varios síntomas del abuso de drogas que pueden ser reconocidos como señales de peligro. Debemos aclarar, sin embargo, que la presencia de uno o dos de ellos solamente no siempre indica problemas de las drogas, puede revelar otras causas ya que no es fácil a simple vista reconocer a una persona que esta bajo los efectos de una droga porque se puede confundir con otros estados emocionales. Sin embargo, el listado de las siguientes situaciones puede ayudar:

• Cambios repentinos de la personalidad y excesos de mal humor sin explicación de causa aparente.
• Notable caída en el rendimiento escolar o abandono de los estudios.
• Alejamiento de la compañía de otras personas .
• Pérdida de interés en las actividades favoritas, tales como deportes y hobbies.
• Aumentos de infracciones de transito.
• Incorporación a un nuevo grupo de compañeros de la misma edad.
• Recepción de llamadas telefónicas de personas desconocidas.
• Aumento de conflictos y peleas en el seno de la familia.
• Excesiva hostilidad para con los demás.
• Ojos enrojecidos.
• Presencia de instrumentos necesarios al consumos de drogas, sospechosa aparición de comprimidos frascos de colirio, jarabes y envases de medicamentos.
• Acentuadas alteraciones en el apetito.
• Falta de motivación, incapacidad para cumplir con las responsabilidades
• Distracción, risas excesivas.
• Actividades antisociales tales como mentir, robar, faltar al colegio, etc.
• Cambios en los hábitos de higiene y en la alteración de la apariencia personal.
• Actitudes furtivas o impulsivas, uso de anteojos obscuros aunque no haya exceso de luz.
• Uso de camisas de mangas largas incluso los días calurosos.
• Reacción defensiva cuando se mencionan las drogas y el alcohol en la conversación.
• Aumento de la fatiga e irritabilidad, sueño interrumpido.
• Desaparición de objetos de valor.
• Falta de expresión en el rostro; monotonía en la voz.
• Uso de los equipos de sonido a todo volumen y cambio del día por la noche.
• Afecciones bronquiales y otros problemas de salud.
• Depresión emocional; frecuente mención del tema del suicidio.
• Aliento alcohólico.
• Confusión sobre el lugar, hora y día.
• Crisis de miedo o temor exagerado.
• Insomnio.
• Tos crónica.
• Apariencia de borrachera.
• Dificultad para coordinar movimiento.
• Aspecto somnoliento o atontado.
• Congestión en nariz y garganta.
• Habla mucho sin parar.
• Temblores.
• Excesiva calma o lentitud.
• Crisis de risas inmotivadas.
• Hablar traposo u en voz alta.
• Nauseas.
• Excesivo dolor de cabeza.
• Lenguaje incoherente.
• A veces oye, ve o siente cosas que no existen
 

 

POR AYUDA PERSONALIZADA
COMUNICATE
AL NUMERO FIJO DEL CONSULTORIO DE CAPITAL FEDERAL,

(011) 4783-7119

ó AL CELULAR:

(011) 15-5055-3380

ES MUY DIFICIL EXPLICAR NUESTRO TRATAMIENTO Y MANERA DE TRABAJAR CON LOS PACIENTES POR ESTE MEDIO,
ASÍ COMO LOS PASOS NECESARIOS PARA UNA PRONTA RECUPERACIÓN DEL MISMO.

PODEMOS AYUDARTE Y LA URGENCIA CON QUE LO HAGAMOS DEPENDE DE TU LLAMADO.

TE ESPERAMOS. LLAMÁ AHORA!

COMUNIDADES SAN ANDRES

Quiénes somos

Somos un conjunto de profesionales preocupados por la salud física, emocional y espiritual de las personas.
Estamos encaminados a mejorar sus relaciones interpersonales y familiares, tomando en cuenta que
la adicción es una enfermedad que no distingue edad, clase social ni sexo.
Nuestro modelo de tratamiento,  con terapias individuales y grupales dentro de una “comunidad cerrada”, nos ha dado la satisfacción de ver a nuestros pacientes reintegrarse como personas sanas a su círculo laboral, social y familiar.

Contáctanos ahora

Teléfonos:
(011) 15-5055-3380 (las 24hs, los 365 días)
(011) 4783-7119 (podemos estar atendiendo, deje un mensaje)

E-Mail:
contacto@comunidadsanandres.com.ar




plugin by DynamicWP
#